¿Locura? No: Capacidad hipérica. (Hiperia/Hyperia). Artistas, místicos y “locos”: telépatas, intuitivos y clarividentes. Una Nueva Psiquiatría para las “enfermedades” mentales, por el Dr. Javier Álvarez.

https://i2.wp.com/i.imgur.com/hYreSdr.jpg

Perfil profesional del Dr. Javier Álvarez (Jefe de Psiquiatría del Hospital de León):

http://es.linkedin.com/pub/f-javier-%C3%A1lvarez-rodr%C3%ADguez/18/90b/b53

Esta entrada ha sido confeccionada en parte con retazos tomados de la página http://nuevapsiquiatria.es/

Se ruega por favor dirigirse a la página citada para leer toda la información en su contexto así como para acceder a múltiples recursos e información adicional disponible. Gracias.

.

.

.

Grandes hipéricos:

G.

https://i0.wp.com/i.imgur.com/i9ae87w.jpg

https://i2.wp.com/i.imgur.com/vC9xXs7.jpg

Vincent Van Gogh, Bipolar.

.

.

https://i1.wp.com/i.imgur.com/rJ4yBul.jpg

San Juan de la Cruz, Bipolar de libro.

.

.

https://i0.wp.com/i.imgur.com/SAJmCde.jpg

Salvador Dalí. ¿Loco?

.

.

.

https://i2.wp.com/i.imgur.com/DToiBdI.png

.

.

Como todos los locos yo también creo que no estoy loco. Así que cuando me dicen que puedo tener razón —cual es el caso—, presto atención.

O como también decía Dalí —de quien, por cierto, también se ha especulado con que pudiera tener trastorno bipolar—: “la diferencia entre un loco y yo es que yo no estoy loco”.

Por ¿desgracia?, soy minoría, ergo el concepto de “normalidad” que prevalece es el de la mayoría.

Pues bueno. Pues vale.

Sin embargo, de vez en cuando sale una Luz en la Noche Estrellada que ilumina a los demás, acontece un cambio de paradigma y lo que antes era “anormalidad” pasa a ser “normal”. Intuyo que este bien podría ser uno de esos casos, por lo que creo que merece que le prestemos atención.

.

.

Creo que el Dr. Javier Álvarez (Jefe de Psiquiatría del Hospital de León) tiene una hipótesis que concuerda con algunas de mis intuiciones (y las personalísimas e inefables experiencias que yo he vivido como paciente diagnosticado con Trastorno Bipolar de Tipo I.)

[ Leer más: Hola. Tengo un trastorno bipolar. Pregúntame ]

Así, para el Dr. Álvarez, una serie de manifestaciones psíquicas que hasta ahora se consideraban como enfermedades mentales, según la hipótesis de la Hiperia se concebirían como manifestaciones de una función cognitiva de nuestro cerebro: manifestaciones normales y aceptables, buenas y deseables.

.

¿Qué es la Hiperia?

.

La hiperia es una función cerebral en la que, merced al encendido de un gran número de neuronas a la vez (automatismos mentales), aparecen en la conciencia una serie de vivencias psíquicas, las cuales se presentan siempre con las mismas características fenomenológicas: son repentinas, automáticas y muy intensas. Estas sincronías implican un corte brusco del normal discurrir de la conciencia que, quedando de pronto fuera del control de la voluntad, permite la irrupción de una penetrante vivencia pasiva que es experimentada siempre por el sujeto como algo extraordinario que le llena de asombro y extrañeza.

Hasta el presente estas vivencias psíquicas vienen siendo catalogadas, bien como síntomas de crisis epilépticas parciales, o bien como síntomas de diferentes trastornos psiquiátricos. Por el contrario, la hipótesis de la hiperia las considera normales, ya que son la expresión de una función cognitiva de nuestro cerebro, la cual todos poseemos en mayor o menor grado y que es la encargada del conocimiento intuitivo y/o telepático.

.

HIPÓTESIS DE LA HIPERIA

.

Con toda esta abundante información relativa a funciones cerebrales vitales que son de naturaleza hipersincrónica es lógico pensar que la hipersincronía neuronal, al menos en alguna de sus variantes, sería la expresión de un funcionamiento fisiológico del cerebro.
Este funcionamiento hipersincrónico del cerebro se halla en parte ya consolidado y explicaría todo aquello que guarda relación con el aprendizaje. Pero, además, se trata de una función cerebral en permanente estado de progreso y evolución, de tal modo que, además del proceso de conocimiento y comunicación habituales (conmocimiento lógico y comunicación mediante el lenguaje articulado), nuestro cerebro estaría en vías de desarrollar nuevas formas, y más evolucionadas y eficaces, tanto de conocimiento como comunicación, la cual implicaría al menos dos importantes avances cognitivos con respecto al funcionamiento intelectivo previo:

1. En primer lugar, una nueva forma de comunicación con más posibilidades de comunicación que el lenguaje hablado: la telepatía.

2. En segundo lugar, la definitiva consolidación de un modo de conocimiento que viene insinuándose desde hace milenios: el conocimiento intuitivo.

Estas dos nuevas actividades hipersincrónicas de nuestro cerebro, la telepatía y la intuición, se hallarían todavía en buena medida en vías de desarrollo y de consolidación, hecho que explicaría el que las encontremos más desarrolladas en unos determinados colectivos de población que en otros.

El Dr. Javier Álvarez propone el término hiperia para denominar estas nuevas funciones cognitivas puesto que las mismas se fundamentan en un funcionamiento hiper-sincrónico del cerebro, es decir, en un encendido cerebral”excesivo”. De ahí que, partiendo del prefijo griego hiper (demasiado, excesivo), hayamos propuesto el neologismo hiperia, el cual significaría literalmente “excesividad”.

En el cerebro de los seres humanos se estarían conformando nuevas estructuras y circuitos neuronales que posibilitarían una nueva modalidad de comunicación más potente que el lenguaje articulado, que no es otra que la telepatía o comunicación entre dos mentes a distancia.

Basamos esta atrevida propuesta en el hecho de que la telepatía es precisamente una de las vivencias que más a menudo genera la hipersincronía neuronal. En efecto, en el cerebro de los enfermos mentales, como consecuencia de su funcionamiento hipersincrónico, podrían aparecer una variedad infinita de ideas y convicciones psíquicas absurdas, pero curiosamente casi siempre deliran con un mismo tema: las vivencias referenciales, es decir, con la convicción de que se ha establecido, bien sea él con los demás, bien los demás con él, una comunicación a distancia. Así, encontramos a nuestros enfermos quejándose una y otra vez que en la televisión hablan de él, que la gente por la calle se da cuenta de sus pensamientos, que comentan entre ellos su vida íntima, etc. Si el delirio fuese expresión de una enfermedad cerebral sin más, o sea, un simple epifenómeno del proceso morboso que ha atacado al cerebro, lo lógico sería pensar en una gama casi infinita de delirios. Es decir, lo lógico sería que cada enfermo inventase su propio disparate delirante: éste que la miguita de pan que acaba de ver en el suelo contiene en su interior todos los árboles de la China, aquél otro que la tierra es un rayo de luz a baja temperatura, y el de más allá que las ratas en Polonia tienen que tener cinco patas puesto que las de España tienen sólo tres… y, así, ¡una variedad de disparates hasta el infinito!

Pero no ocurre de ese modo, sino que la inmensa mayoría de los enfermos se empeñan en delirar siempre con la misma cuestión: la transmisión telepática de los pensamientos. He aquí un tremendo enigma que lleva miles de años escondido en la psicopatología y que, como el arpa de Bécquer, permanece a la espera de que llegue esa mano sabia que sepa desentrañarlo.

Nuestra proposición, por más atrevida que pueda parecer, consiste en interpretar las vivencias delirantes referenciales como un esbozo de telepatía.

La hiperia probablemente signifique tambien la maduración y consolidación de la intuición, esa modalidad de razonamiento que desde los albores de la humanidad viene insinuándose como una alternativa más rápida y certera que el razonamiento lógico. No es ahora el momento en entrar en largas disquisiciones filosóficas, pero todas las escuelas de filosfía, y con ellas todos los diferentes filósofos que en el mundo han sido, pueden fácimente dividirse en dos grandes corrientes: idealistas ferente a racionalistas. Para los primeros existe un todo un mundo de conocimiento -el mundo de las Ideas platónicas- al que no se puede acceder por la razón lógica, sino tan solo mediante la intuición. En cambio los segundos, los racionalistas, defienden que el conocimiento cognitivo sólo es posible mediante el razonamiento lógico.

El autor de NUEVAPSIQUIATRÍA se alinea clara y explícitamente dentro del primer grupo filosófico, a saber: el de los idealistas. Opina, junto con Platón o con San Agustín o con Schopenhauer, por citar sólo algunos destacados filósofos de esta corriente, que la intuición -esa forma de conocimiento súbito, no razonado, no deducido, no inducido y, además, que se acompña del sentimiento de certeza- es el modo que tiene el cerebro humano de acceder al mundo de las Ideas, al mundo que está más allá de los aprioris de la conciencia en estado normal de vigilia. Efectivamente, y siguiendo a Kant, podemos decir que nuestra conciencia vigil no puede escapar a las leyes del tiempo y del espacio, ni tampoco a la ley de causa y efecto: cualquier razonamiento que hagamos estando despiertos, mejor dicho, en estado de conciencia vigil y lúcida, ha de someterse a los condicionamientos apriorísticos de esa concienca, o sea, al espacio, al tiempo y a la lógica. Estando despierto y lúcido, no me es posible estár en dos localidades diferentes al mismo tiempo, ni me es posible vivir en dos épocas históricas en el mismo instante, ni puedo hallar ninguna causa que no produzca un efecto ni ningún efecto que no obedezca a una causa.

Eso es indefectiblemente así en el estado de conciencia de vigilia, pero…

¡hay otros estados de conciencia!

En el estado de conciencia hipnótica que alcanza durante la meditación, el místico o el filósofo experimenta fortísimas intuiciones que se parecen en todo a lo que Jaspers denomina idea delirante primaria.

Estos estados de conciencia que están más allá del tiempo y del espacio y de la lógica, se corresponden con lo que Schopenhauer denomina la voluntad -equivalente más o menos a la cosa en sí kantiana-, la cual, a diferencia fenómeno, no está sometida a la ley de causa y efecto, ni tampoco al tiempo, ni al espacio. Esta voluntad única, indivisible, eterna, carente de tiempo, espacio y lógica, no puede ser aprehendida por la reflexión lógica, sino tan sólo por la intuición que es un conocimiento contemplativo puro que no aprehende el fenómeno espacio-temporal, sino la cosa en sí o Idea.

Hiperia y Creatividad – Mística y Arte:

Leer más: http://nuevapsiquiatria.es/articulo?c_art=33

.

.

Finalmente, dejo un par de vídeos para que quien sienta curiosidad investigue y tomo prestado su cuestionario “Escala de Hiperia” para que quien guste lo lleve a cabo. Sospecho que entre l@s lectores de este blog el ratio de aquell@s altamente capacitados para la hiperia es bastante alto.

Gracias a yasabequién por descubrirme el concepto de la Hiperia y la obra del Dr. Javier Álvarez.

.

.

.

Todo el mundo está dotado para el funcionamiento hipérico, y cualquier persona puede tener alguna experiencia hipérica en el transcurso de la vida. Sin embargo, en algunos grupos de personas esta capacidad se encuentra más desarrollada que en el resto de la población, siendo muy proclives al funcionamiento hipérico los místicos, los artistas, los filósofos, los enfermos mentales y los consumidores de drogas o sustancias psicotóxicas.

Hiperia1hip2hip3

.

.

Más información:

http://nuevapsiquiatria.es/

http://twitter.com/HIPERIA

.

.

ÍNDICE de entradas de este blog:

Índice de entradas

___________________________________________________

Si has disfrutado, suscríbete gratis a Sé y Haz aquí y Encuentra a Los Otros:

.

Recibirás un correo que tienes que activar. Si no lo recibes, mira en la carpeta de spam.

.
Si no, pues nada.

.
.
.

.

.

.

Un comentario en “¿Locura? No: Capacidad hipérica. (Hiperia/Hyperia). Artistas, místicos y “locos”: telépatas, intuitivos y clarividentes. Una Nueva Psiquiatría para las “enfermedades” mentales, por el Dr. Javier Álvarez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s