Un comentario en “Poema 10

  1. Es una tostada. Pan de centeno. La tengo en mi diestra. Ya la hube tostado, en el calor del hogar. Humea una taza de café junto al tarro de miel. Mantel a cuadros morados y blancos. La siniestra, porque soy zurdo, unta con una espatulita. Es así, desayunando, alba, finales de otoño 2015, que me pillan estos pensares que pienso se siguen de una poesía que diga:

    ángel o diablo
    harto de rotar
    los almendros huelen a miel

    El cuerpo de este poema sería más menos así:

    Primero… verde que te quiero verde. Flor de la noche. Aurora. Verbo que dice que se haga la luz. Estallido vaginal y germinal en relación a una contravisión (referido teorías de Hawkins sobre los agujeros negros).

    Después… loto abierto y deslizándose. Flor radiante: amarillo limón, limonero de patio. Alba. Da inicio un drama. ¡Enorme la madeja: qué le importa al mundo esta trama! Naná: insufla noos un Único Sabor:

    “La mente, Hache, yo hago el amor con las mentes. Hay que follarse a las mentes”.

    … en el fondo de la noche tiemblan las aguas de plata, ¡no maldecirás esta escritura!:

    Poesía para el pobre, poesía necesaria
    como el pan de cada día,
    como el aire que exigimos trece veces por minuto,
    para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s