Neurofilosofía de la Con[s]ciencia y Felicidad: ¿Qué es el rojo?

Hace unos días mi compañera de piso -más maja que las pesetas rubias ella- intuyendo que posiblemente me gustaría, me trajo el citado libro de Pinker -un habitual en el programa de Punset-, y este finde lo he estado leyendo un poco por encima. Interesantíiiiisimo lo que cuenta el señor Rosita este.

El otro crack abuelete de la izquierda es Daniel Dennet. Neurofilosofía de la Conciencia y tal, a ver qué narices será eso de sabernos entes, y cómo se come eso de que la materia pueda llegar a ser consciente de sí misma. Qué cohone será ser Consciente y demás entelequias. Apasionannnnnte. Dennet está en el bando de otros filósofos como Searle o el biólogo Dawkins, el famoso ateo del Gen egoísta. Por aquí es bastante famoso. Vamos, que, según estas cabezas pensantes, aquí este tingladillo que nos tenemos montado llamado Vida debe de ser cuestión de evolución y pura fuerza bruta del azar vamos. Con lo sencilliiito que es mediointuir que Las Sabinas transcienden más allá de la suma del sistema de algoritmos, sintáxis, semántica y códigos que las procesaron…ainssss… Rolling Eyes

En la otra línea de fuego están David Chalmers, Stuart Hameroff o Susan Blackmore…

Estos son muchíiisimo menos serios y respetables. En los sesudos congresos de filósofos van de cashondeo. Se llevan secadores de pelo y se los sacan por la cara para explicar nosequéconceptos de filósofos zombies. Se rumorea que algunos incluso hasta coquetean con sustancias que inducen Estados Alterados de Conciencia. Shocked Claro, endrogándose y anestesiándose -como el Hameroff, que en sus ratos libres hasta coquetea con el ilustrísimo matemático Sir Roger Penrose, una de las mayores mentes del planeta, y se ponen a escribir libros sobre los microtúbulos neuronales, ¡ná menos!- así cualquiera le da una explicación a la realidad, no te digo! ¡No hay más que verles las pintas, estos fumetas drogaditos no pueden decir ná bueno ni medio coherente, fiho!

para los que de fisicalismo y vulgar materialismo nanai… y toma qualia que te crió. Aaaay los qualia. ¿Es el rojo de color rojo porque sea rojo o lo vemos rojo porque nos parece rojo?

Aquí un color rojo, aquí unos amigos.

¿Existirán los qualia? Hmmmm… como decía el Pato Donald -y el tío Gilito- cuando se ponían a pensar….mummblemumble…

Y según Witten –sabio entre los sabios en asuntos de física y Universos de andar por casa-, al que ya saqué por aquí de paseo en el hilo de la Iluminación-, da por seguro el descubrimiento del bosón Higgs de aquí a ná. En cuanto finiquiten un par de aceleradores de partículas tochos tochos.

Ahí le tienes. La mar de contento. Y mírale qué sencillito. Sentado en la poltrona que ocupó Einstein en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton. ¡Donde también estudió el Carlton del Príncipe de Bel Air! Arreglando el Universo en vaqueros. Con un par.

Y así aprovecho a dar respuesta muy por encima -otro día, con más tiempo, más- a las interesantes preguntas que nos planteas Adso, en el hilo de la milagrería.

Atémonos los machos. ¡No vaya a ser que se nos venga un cambio de paradigma de cagaise a la que nos descuidemos! Rolling Eyes

Me gusta el enfoque que le da el señor Rojas Marcos al deseo, como vector de los actos. Y la interpretación que hace de la educación. Brillante.

Sin embargo, con el encorbatado señor Rojas Marcos, hay un par de cosillas que -en mi calidad de Ecléctico Iluminado Gurú Sin Ideas, El ©– le matizaría con muuuucho gusto.

La felicidad es un resultado, la consecuencia de lo que hemos ido haciendo con nuestra vida. Pero siguiendo este curso de ideas, la felicidad es un sentimiento de equilibrio entre lo que hemos querido y los que hemos conseguido, entre los objetivos y los resultados, entre los sueños juveniles y las metas conquistadas.

Pues no señor Rojas de corbatas Amarillas. No me sea usted roñas, no me ande mercadeando con la felicidad a cambio de x. ¡Me niego e incluso pataleo si hace falta! Al final de una vida, me aventuro a pensar que se puede ser intensamente feliz aun habiendo ido cagándola a lo grande por todas partes. Aun no habiendo construido -ni muchísimo menos conseguido- un rectíiisimo proyecto vital. Aun habiéndose salido de todo tipo de planes. Aun no habiendo ido equilibrando querencias y resultados. Joer, así ¡más que un psiquiatra parece Vd. el Señor Director General de una multinacional! ¡Felicidad S.A.! Razz Invierto unos deseos por aquí, los proceso con un par de férreas e inquebrantables voluntades por allá, le doy a las manivelas de la persistencia, el sacrificio y el sufrimiento y haaaaaale, ¡Felicidad a tutiplénnn para el Consejo de Administración y los socios capitalistas inversores del Yo S.L.!

¡No te digo! Que no, cogno, que no. Que no hace falta ser tan tiquismiquis, persistente ni obsesivo. La Felicidad que vende este Ecléctico Iluminado Gurú Sin Ideas, El © es muchíiiiisimo más barata que la suya. ¡Chinnnncharabinchachinnnncharabincha ñeeeñeñeñeeeñe! Razz

Mi Felicidad no necesita de méritos, ni de esfuerzos ni de sacrificios. Ni muchíiisimo menos de sufrimientos. Es más, por no necesitar, no necesita ni de voluntad. Es una Felicidad hecha a medida para jetas de la life como el mennnda lerennnnda. ¡Felicidad inmensa hasta -o precisamente- para los ociosos y perezosos! Y, apurando apurando, no necesita ni siquiera de Voluntad. Y está disponible para ricos, pobres, fisicalistas, dualistas, neurofilósofos, señoras en bata y rodrígueces en gallumbos.

La vendo en tarros al por mayor, en cantidades industriales e ilimitadas. Al módico precio de…

tu Consciencia.

¿Tienes suelto?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s