Inefabilidad de la experiencia con enteógenos

Francisco ziberán escribió:
Después de ello, nada puede ser igual, cómo le explicas a alguien que no lo haya probado lo que significa esa experiencia, es imposible.

 

…o cómo le explicas a un ciego lo que significa ver o la sensación del fuego en la piel a alguien que no se ha quemado nunca… o en qué consiste el amor a quien nunca ha estado enamorado, o a qué huele una rosa a quien nunca ha disfrutado de una…

¡Genial escena de Matrix, en la que Neo se ve impotente para comunicarse! Very Happy Es literalmente así.

Una vez vivida la experiencia, lo que choca no es que pudiera ser sencillamente el efecto de una droga, sino esa sensación de que no sólo era el efecto de una droga, sino que había algo más. Esto lo comprendí mucho después, al darme cuenta de que toda la experiencia había tenido un nexo semántico que ni toda mi imaginación junta ni toda mi capacidad para pensar, racionalizar o filosofar jamás hubiera visto.

No en vano dice Fernando que para él han supuesto la herramienta filosófica más potente con que ha contado jamás. ¡Como pa no! ¡Lo mismito que le debió de pasar a Platón en el Templo de Eleusis! Shocked

No eran simples alucinaciones aleatorias, sino que cobraban un sentido, que a la mañana siguiente, tan hipersaturado como quedé de tantísima información que recibí, descarté… precisamente por ese miedo a ver la realidad, a cargarme todos los fundamentos y axiomas que siempre había dado por evidentes sobre lo real, en definitiva, el miedo a despertar. El miedo a la locura, pues según los sanos, loco es todo aquel que se aleja de la realidad, sí. Ese es otro obstáculo que hay que vencer. Y hay que tener los güebos mu gordos para atreverse a hacerlo, of course… Cool

Es una descripción muy típica por parte de psiconautas respetables, esa de que la realidad durante una sesión de enteógenos es más real que la propia realidad, o que quizás sea la única realidad. Shocked

Albert Hofmann lo explica estupendamente en el artículo que nos dejó Artemisa.


Albert Hofmann. 101 añitos y vivito y coleante…

“Lo más significativo para mí durante todos mis experimentos con LSD fue la siguiente profunda visión interior: que lo que uno normalmente toma como “la realidad”, incluyendo la realidad propia como individuo, de ningún modo significa algo fijo, sino más bien algo ambiguo – que no sólo hay una realidad, sino que hay múltiples realidades, y cada una comprende una conciencia diferente del ego.”

Recomendabilísimo artículo para quienes lean inglés:
http://hallucinogens.com/hofmann/child11.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s