Siddharta, Herman Hesse: el hamonero de los espirituales de pitifuá

Tenía a Hesse aparcado. Nunca había leído nada de él. Tampoco me corría prisa. Ya encontraría el momento de hacerlo. Por algún motivo intuía que su alma podría llegar a cautivarme.

Pero nunca imaginé hasta qué punto. Me lo acabo de leer en un par de idas y venidas de avión. Además, a Alemania, por cierto. Todavía no estoy en condiciones de hacer un comentario al respecto del libro. De momento, sólo decir que hay ciertos libros que llegan ahí, sí, justo ahí. Y que resuenan al unísono en todo tu Ser. A ese lugar tan difícil de precisar, escurridizo de experimentar e inmensamente gozoso al tener el privilegio de sentir.

10/10.
Hesse se carga DE UN PLUMAZO toda la parafernalia de la espiritualidad de los candeleros con Ohms, las velitas de incienso, los mantras del gurugú, la inutilidad de la meditación para llegar a nada, los cristalitos de cuarzo, la peregrinación a Benarés, el ascetismo de 9 a 5 y todo este tingladillo New Age que hay montado a cuento del encontrarse a sí mismo: TURURÚ.

Siddharta es un hombre. Como tú, como yo. Como todos nosotros. Con dos patas, dos brazos, una boca que alimentar y unas necesidades que cubrir. Intelectuales, Emocionales, Materiales y Sexuales. Bah, después de leer al Jodo, hago trampas. Bueno, y qué, por algo me llaman Nosce, Ecléctico Iluminado Gurú Sin Ideas, El. Razz

Si bien, con unas inquietudes, que le separan de sus semejantes. Inicia el camino y vence lo que se ponga de por medio. Para empezar, el miedo al rechazo por parte de su padre. Ahí te quedas chavalón, que te pongas como te pongas, yo me las piro a buscarme a mí mismo. Eso sí, Siddharta es un cabezón de cuidado, imagínate lo chafao que dejaría al padre, sintiéndose totalmente impotente pues sabía que no tenía nada que hacer. Ahí Siddharta demuestra empatía cero… curiosamente como los psicópatas… un poco cabronazo el Siddharta éste, ¿eh?

Pues no, resulta que cuando se prende la mecha, no hay nada que hacer, el que busca arrasa con todo, haga daño a quien haga daño, se ponga de por medio quien se ponga. La necesidad es más fuerte que cualquier otra cosa. El Sakyamuni, el Buda histórico, también dejó plantada a la familia y se piró a su bola. Del Chus poco se cuenta, pero de haber existido, no me cabe ninguna duda de que posiblemente también dejara tirados a los suyos muchísimo antes de empezar a predicar. El Ken Wilber, un alumno brillantísimo, dejó la Universidad, se puso a fregar platos para pagarse el alquiler con la novia, y hale, a leer, leer, leer, leer, y escribir, escribir, tratando de entender qué cohone sería eso de la Conciencia y por qué tantos místicos e iluminaos que en el mundo han sío han venido a contar tres cuartos de lo mismo. La lista sería interminable. El que busca, cuando le cae el rayo, como al azorado de San Pablo, pues no para. Arrasa con lo que se ponga de por medio: así funciona el ego. Es el ego el que busca.

Los que se atan a Budas, candeleros con Ohms y clubes de cómo alcanzar la Iluminación mientras hace ganchillo en comodísimos plazos, como Govinda, no son mucho más distintos de los que se atan a una religión, para CREER. Porque creer siempre es mucho más cómodo que buscar. Al que cree, le dan la búsqueda ya encelofanada y lista para precalentar al microondas de la irracionalidad. Con toditas las grasas saturadas de la mezquindad incluidas, of course.

Al que busca, no le vale NADA de lo que le cuenten: o lo experimenta por sí mismo o tararí que te vi.

Hesse sin embargo no se carga la figura del Buda histórico, que, con toda seguridad fue un iluminado, sí: y qué. Ya he pegado el pensamiento de Sakyamuni un montón de veces en el foro, pero es que es tremendo a lo que nos invitaba el pavo éste:

«No creáis en nada simplemente porque lo diga la tradición, ni siquiera aunque muchas generaciones de personas nacidas en muchos lugares hayan creído en ello durante muchos siglos. No creáis en nada por el simple hecho de que muchos lo crean o finjan que lo creen. No creáis en nada sólo porque así lo hayan creído los sabios en otras épocas. No creáis en lo que vuestra propia imaginación os propone cayendo en la trampa de pensar que Dios os inspira. No creáis en lo que dicen las Sagradas escrituras sólo porque ellas lo digan. No creáis a los sacerdotes ni a ningún otro ser humano. Creed únicamente en lo que vosotros mismos habéis experimentado, verificado y aceptado después de someterlo al dictamen de la razón y a la voz de la conciencia».
Siddhartha Gautama Buddha, 563-483 a.C.

In Prezionante ¿ein?

Dice el Jodo en El Maestro y las Magas que el japo del Takata no hacía más que repetirle que “Si en tu camino encuentras un Buda, córtale la cabeza”.

Pues claro coño, claro. Si te encuentras en tu camino a un Buda, a un Iluminado a un Krishnamurti, a un Jodo, e incluso hasta a uno que va de Nosce, Ecléctico Iluminado Gurú Sin Ideas, El ©, ¡CÓRTALE LA CABEZA! RazzNo te creas nada, no bases tus actos en lo que otros te digan que es lo apropiado, mata toda norma moral, destruye todas las ideas, todas las convenciones, filosofa a martillazos y arrasa con todo, parte de cero y ¡empieza a verificar una a una toda Verdad a interiorizar!

Es lo que hace Siddharta, se encuentra al mismísimo Buda y le deja de lado. Y el estilo con el que lo hace Hesse es con el de un verdadero puño de acero en guante de terciopelo. Hesse muestra el inmenso respeto que Siddharta -y el mismo Hesse- siente por Buda, y sin embargo, le niega: emprende su camino, su propia vía. Y ése es otro de los grandísimos mensajes del libro: que TODOS tenemos nuestro camino, personal e intransferible, ¡como los cillos o el cepillo de dientes!, que nadie posee la Verdad absoluta de nada, porque la Verdad no se posee, ni se puede transmitir, por ser ¡inefable, cohoneeee!

El Buda, que le lleva un poco de ventaja en eso de desplazarse dos centímetros por encima del suelo, está encantao de la life de que Siddharta se vaya a su bola. Le dedica una mirada de compasión y debe de pensar…. ¡aaaay piltrafilla, no sus queda ná…! Y le deja marchar… ¡Brillante! ¡Que se meta el mojón Siddharta solito, va a ser la única forma en la que aprenda!

Por eso el Tao Te King está dale que te pego con el coñazo ese de que el Tao que se puede decir no es el verdadero Tao patatínpatatánnn… Luego vienen algunos y no se empapan… se leen el Tao Te King, se calzan un hábito, se hacen un par de tatuajes, se rapan el pelo y hale, a proclamar las virtudes de la inacción a los cuatros vientos… pfffffffff ¡tururú! Razz

Todo ente viviente con nombre, apellidos e hipoteca que pagar, está, por definición, apegado a un ego que le viene de fábrica. Y como tal está maravillosíiiiiisimamente condenadísimo a ACTUAR.

Y qué cohone será eso de ¿ACTUAR? ¡¡A mí la RAE!!

actuar.
(Del lat. mediev. actuāre).
1. tr. Poner en acción. U. t. c. prnl.
2. tr. Entender, penetrar, o asimilarse de verdad; enterarse de algo. U. t. c. prnl.
4. intr. Dicho de una persona o de una cosa: Ejercer actos propios de su naturaleza.

Aaaaaaah… ¡BRILLANTE! ¡Un aplauso aquí para los sesudos viejecitos apoltronaditos en sus sillones mayúsculas y mínusculas de la RAE!

Actuar no es más que hacer lo que a cada uno le ES PROPIO, ¡por su naturaleza! Por eso lo taoístas -que cuando quieren la clavan- dan en el clavo con eso de ser junco que se mece al viento… ¡No Resistirse coññññio! Hacer lo que a cada uno ¡le ES propio! El majo del Aristóteles también nos guiñó un poco los ojos con eso de en el medio está la virtud.

Pero no es el medio del objeto, que es como mezquina y tristísimamente se ha entendido siempre por moralistas de tres al cuarto, sino del sujeto ¡que no sus enteramus! Una entelequia de todas formas. Algo así como lo que los matemáticos llaman el Épsilon, el más menos dentro del error, siendo lo normal la media aritmética, ésto es, el camino del mínimo esfuerzo, otra vez… haciendo lo propio y natural, sin resistencia.

Y con el ego éste de fábrica con el que todos venimos, pues si lo que a uno le dicta su naturaleza es cagarse en las muelas del iluminadillo éste del Nosce, pues, vieeeeeeento en popa, ¡que ya se encargará el gachó del Nosce de blandir espadachinazos verbales con la parte de su Ego que le toca y de paso pasárselo piiiipa en el entuerto! Razz

¿Y por qué el Ego es tan cohonúo? Cooooño, ¡pues está claríiiisimo! ¡Porque es la membrana donde, con suerte, unas cañas, y muyyyy de vez en cuando, puede llegar a vibrar el Ser Esencial!

Saber, cognoscer, que TODO está bien como está, ÉSA y ninguna otra es la única perogrullada del vilipendiadísimo asunto de la Iluminación S.A.! Razz

El 99% de los llamados libros de autoayuda o de ésos de espiritualidad de 9 a 5, hablan de la necesidad de acallar al Ego. Pfffffff… ¡que me tronnnncho lironcho! ¡Poooobres! Laughing Mr. Green

Ya lo he regurgitado por aquí antes… A mi muy particularíiiisimo entender, dos ingredientes son los únicos necesarios en este tejemaneje llamado Vida: Conciencia y Responsabilidad por los propios actos. El resto… ¡¡a vivir, que son dos días y uno Ganesh se nos cuesca!! Razz

Que haya diferentes grados o niveles de espiritualidad es también otra idea que da risa. Eso, y aquí, ¡a ver quién tiene el candelero ohmmm más largo o a ver quién aguanta más meditando haciendo el pino con las orejas, no te hode! Siddharta habla de un camino en ESPIRAL ASCENDENTE, donde lo mismo parece avanzar que retroceder por momentos, pero el propio camino es UNO. Pues claro coño, por ahí van los tiros.

Ya por aquí alguien se quejó de que había que tratar de ser mejores. ¿¿Mejores?? Pero bueno, ¿¿mejores que quién?? Que haga cualquiera el sanísimo ejercicio de preguntarse si es mejor ahora que cuando era un retaco. Sí, sí, contéstate. Y pobre de ti como llegues a algún juicio al respecto. Entérate: todos tus instantes, en tu esencia has sido PERFECTO y acabado tal y como eras. Que no te coscaras es otra cosa, nos ha jodío, por algo estamos limitadíiisimos a dos risibles categorías: Espacio y Tiempo. Kant dixit, vamos, ¡que yo ideas propias entre poca y ninguna! ¿Te imaginas que hubiera infinitas categorías? Shocked No, no me engañes, no te lo puedes imaginar, porque es imposible. O espera… ¿no se te habrá ocurrío hacerte una tortillita de psicochampiñones ein? Shocked ¡Sinvergüenza!

Preparación para una sesión con enteógenos.

Coño, tramposo ¡así cualquiera! Razz

El último capítulo es bellísimo. Siddharta por fin se ilumina. Y entonces aparecen las caras… Es, en efecto, lo que nos cuenta Seiko. Que dentro de nosotros tenemos a la virgen y a la puta. Al héroe y al asesino. Al ladrón y al gentil. Nada de lo humano me es ajeno. Es un pensamiento tannn grande y tan bueno. A mí no me cabe NINGUNA duda de que todo el mundo, bajo las condiciones adecuadas, sería capaz de apretar un gatillo para matar a un semejante. Por eso me río de los que condenan el nazismo, las guerras y todo tipo de barbaridades de las que el Ser Humano, como si no fueran con ellos. El Hombre, que por su curiosa naturaleza, ha sido capaz de las mayores atrocidades desde que se cayó de la primera higuera.

Aquí de lo que se trata es de hacerse Consciente de esa parte que también mora en nosotros. De hacer Consciente a Abraxas, el Dios gnóstico que consuma en uno la figura de Dios y Diablo.

El Iluminado del Jung lo llamaba individuación, abrazar la sombra. Las bodas alquímicas y tal…

Otra forma de decir tres cuartos de lo mismo que el símbolo del Yin-Yang.

¡Aahí va, como el avatar con el que me estrené por aquí dándoos el coñazo hace casi un añito! Razz

Pues eso. Que Siddharta se sale. Y Hesse lo vio bien clarito. No sé cómo serán el resto de sus obras, pero es lo bueno de dar con entes auténticos: teta de novicia a cada acto.

Hale, ahí os quedáis, yo ya me he quedado a gustito, me voy a merendar unos égóícós y psicoactivos Frosties de Kelloggs –¡¡poderosa energía hay en ti!!– en peaso tazón XXXL!

Razz

5 comentarios en “Siddharta, Herman Hesse: el hamonero de los espirituales de pitifuá

  1. Sin duda Siddarhta de Hess es una gran obra reveladora. Tuve el placer de leerla hace años y de “iluminarme” con su mensaje. También he leído “Demian” y ” El lobo estepario”, otros libros reveladores.
    Y en todo lo que expones estoy muy de acuerdo contigo. Desde el camino personal, es una leyenda única e intransferible. Cada uno debe realizar su camino, este te llevará a momentos de compartir con otros, de aprender, de enseñar, pero es único. Y si, es un camino solitario, nada ni nadie te acompañará… Estás solo.
    Buscar, encontrar y volver a perderse… Ese es el camino, sin derrota, con sus pausas, sin descanso…
    El ego, quien no tiene no ES… Y ser es tener… Aunque no se debe tener apego (aprecio o inclinación especial por algo o alguien…), pero es irremediable no tenerlo… Pero si fundamental ejercitarlo en el momento que uno tiene que desprenderse de lo amado, como en la muerte, pero sin ese sufrimiento…
    Sin duda toda esa corriente que anima a la eliminación del ego es un callejón sin salida… Buscan más la destrucción que la creación… Buscan hacer rebaños teledirigidos, buscan la despersonalización de las hombres… Tú ego es tú yo, y tú yo son múltiples, claros y oscuros, con tendencia a uno, el más fuerte…
    En Demian Hesse trata aún más si cabe sobre la bipolarización, sobre el bien y el mal… Sobre su elección. Y eso es algo innato que llevamos dentro, que nos hace humanos… Elección, conciencia y responsabilidad.
    El dicho “No hay mal que por bien no venga”… Hacer el mal está permitido, siempre que acarrees y seas consciente de tú responsabilidad, si te castiga el karma, te jodes, pero a veces es inevitable y hasta asumible…
    Por muchos años llevé un mensaje tatuado en mi cabeza, en la parte posterior, que no se apreciaba apenas, ya que estaba en una cicatriz que tengo justo en medio del cogote , que rezaba “MALO” (en letras goticas pequeñitas y con mala grafía, ya que el tatuador y yo nos fumamos un peta que nos hizo perder la compostura un buen rato mientras hacíamos el asunto…) Era un aviso a navegantes…A la vez llevaba mucho simbolismo sagrado… El camino del medio que comentas… Un equilibrio desequilibrado a veces…
    Cuánto más te leo más me reflejo en muchas cosas que dices, piensas y plasmas…
    Gracias por todo, de verdad.
    Y perdonad la plasta! 😉

  2. Yo también aprecio a Hesse, me leí Shiddarta, junto con Demian, Peter Camenzind y también el Lobo Estepario, aunque este último me gusta algo menos, quizás por que es el más crudo y también confuso de esos cuatro, para mi gusto, pero aún así es un gran libro. La historia de saber escuchar el agua, (a la intuición tal vez) y lo que aprende de Vasudeva, otro verdadero iluminado pero que no ejerce tanto de guru, es de gran belleza como dices. El próximo al que tengo que echar el diente y que le tengo en el estante es al “Juego de Los Abalorios”, que aunque parezca una paja mental bastante densa a simple vista, seguramente tenga mucho valor en su interior; pero antes estoy con otros pocos libros y demas.

  3. Creo que ya enlacé por aquí este video hace tiempo, pero dado que fue en el personaje de Vasudeva, el sabio viejo portador de almas del rio, en el que está inspirado, creo necesario sacarlo oportunamente a colación xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s