“En aquellos momentos, fugacísimos, el sentido, la consciencia de la vida se multiplicaba en él.”

Recordó los síntomas que anunciaban los ataques de epilepsia tantas veces sufridos. En plena crisis de angustia, de opresión, de atontamiento, le parecía que de repente le ardía el cerebro y que todas las fuerzas vitales de su ser adquirían un ímpetu prodigioso. En aquellos momentos, fugacísimos, el sentido, la consciencia de la vida se multiplicaba en él.
El corazón y el espíritu se le iluminaban con una claridad cegadora.
Toda su agitación, sus dudas, sus angustias, culminaban en una gran serenidad hecha de alegría, de armonía, de esperanza que le llevaba al total conocimiento, a la comprensión de la causa final, al minuto sublime. Pero aquellos momentos radiantes, aquellos relámpagos de intuición, presagiaban el instante decisivo que precedía al ataque.

“El Idiota”, DOSTOYEVSKI, Fyodor; citado en “Éxtasis sin Fe: La Hiperia” del Dr. Javier Álvarez.

.

.

ÍNDICE de entradas de este blog:

Índice de entradas

___________________________________________________

Si has disfrutado, suscríbete gratis a Sé y Haz aquí y Encuentra a Los Otros:

.

Recibirás un correo que tienes que activar. Si no lo recibes, mira en la carpeta de spam.

.
Si no, pues nada.

.
.
.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s