Gustav Mahler, Hartista Hipérico.

El misterioso Mahler

Los diccionarios musicales refieren que Gustav Mahler, nacido en 1860 en Austria, fue un importante compositor e interprete de 10 sinfonías sobresalientes y de varias composiciones orquestales, siguiendo las variables reglas del romanticismo alemán.

La investigación histórico- psiquiátrica opina que Gustav Mahler fue un músico controversial, llevado por cambios de carácter anormales, que lo llevaban a trabajar hasta el agotamiento de sus reservas físicas y psíquicas. Innovador, arrogante y excesivamente  perfeccionista, se ganó varios enemigos entre los otros músicos de su época.

En su vida de relación era machista y despótico. Se convirtió al catolicismo no por conversión convicta sino para favorecer su carrera, ya que sus orígenes judíos entorpecían (tanto como sus rasgos de carácter) la posibilidad de su reconocimiento artístico.

La familia de Gustav Mahler no fue ejemplo de cariño, imprescindible para aprender relaciones interpersonales satisfactorias y placenteras. Además fue siempre acechada  por la muerte: de doce hermanos, seis mueren al nacer, uno fue el loco del pueblo y otro, llamado Otto, también compositor se mató de joven (probablemente los últimos dos también fueran maniaco depresivos sin diagnóstico)

El reconocimiento de que su música es pionera de las técnicas actuales se lo mereció por aquélla que compuso en sus etapas de depresión . Para algunos críticos “vivió un tormentoso espíritu que le permitió desheredar la técnica clásica y hacer su propia música”.

Lo más llamativo es que estos episodios bipolares parecen haber tenido estacionalidad y el mismo se consideraba “un compositor de verano”. Podía pasarse recluso componiendo en forma incesante por semanas enteras, sin diferenciar el día de la noche (los maníacos tienen una notoria disminución de la necesidad de dormir). Al componer el Klagendes Lied, terminó exhausto y casi emanciado por no haber parado siquiera para alimentarse. Una persona normal no podría haber soportado ese ritmo creativo sin descanso ni nutrientes adecuados.

En una de estas intensas noches de trabajo refiere un episodio de percepción anormal. Al borde de sus fuerzas y estancado, mientras escribía, detuvo su cansada mirada en la abultada y desordenada montaña de flores, papeles y trofeos apilados en el centro de su mesa de trabajo. Cuando quiso volver a su maraña de notas, sintió una sensación distinta e incomoda. Al volver a mirar vió a su mesa rodeada de velas como un monumento mortuorio con un cadaver en el centro. Y se reconoció en el muerto. Huyó y pidió ayuda. (¿Ilusión, alucinación, expresión mística o solo cansancio?. Nunca lo sabremos)

Fue el maestro Strauss, el primero en darse cuenta del significado de la primera sinfonía de Mahler, escrita con un lenguaje orquestal inusualmente colorido y la hizo ejecutar en un importante concierto en Weimar.  No fue un suceso descomunal pero dejó al público y a críticos tan confundidos y desconcertados que pronto su nombre comenzó a circular en los círculos musicales. Gustav , con una visión de grandiosidad quedó fascinado y le escribió a un amigo:“Mi sinfonía encontró por un lado un reconocimiento incalificable. Las opiniones eran diversas en la calle y en los encuentros privados, lo cual es para mí edificante. Cuando el perro ladra, sabemos que estamos en camino. Por otra parte soy yo el real vencedor (esto es estimación mía no reconocida por casi nadie); ya que la interpretación fue extremadamente imperfecta por la falta de ensayo. La orquesta, con la persuasión de un barril de cerveza, fue más favorable en la manera que la ejecuto y apreció mi conducción. Mi hermano Otto que estaba presente estaba contento con el fracaso parcial de la sinfonía, tanto como yo contento con su éxito parcial”

Con el cambio de centuria, Mahler cambió. En 1901 interrumpió la composición de sinfonías  Solo se dedicó a la lírica. El motivo fue (cuando no..).una mujer. Célibe declarado hasta entonces, se enamora de la hijastra de una conocida artista. Su desvelo ahora no es por manía sino por amor. Alma Maria Schindler, también música, bella e inteligente, es seducida por las atenciones del maestro y acepta casarse  en 1902. En ese momento Gustav era alegre, ocurrente y extremadamente sociable.

Tuvieron una hija y en este período de especial felicidad compone la serie de Rueckert’s Kindertotenlieder. Casi una premonición la de sus canciones para niños muertos, ya que su hija muere de escarlatina a los 4 años. A los dos años tiene otra hija, a la cual también llaman Anna que fue la que soportó los años de sufrimiento de su padre.

Su matrimonio se arruinó por su machismo despótico. Obligo a Alma a relegar sus virtudes musicales, ya que no toleraba compartir los aplausos. (“Un compositor por familia es suficiente!” gritaba). Cerca de 1907, Alma conoce a un arquitecto de la Bauhaus, de carrera promisoria, Walter Gropius, con quien mantuvo un romance. El propio Gropius le escribe a Mahler, pidiéndole que libere a Alma para él.  Esto empeoro la salud mental de Gustav y la relación de pareja. Consulta sin éxito a Freud con el cual realizan una breve terapia personal y de pareja.

Su genio martirizado y depresivo seguía produciendo música pero de tonalidad diferente. Rompió la delgada línea entre composiciones para orquesta y sinfonías y surgió Das Lied von der Erd.

Al poco tiempo, terminada su octava sinfonía, se le diagnosticó una enfermedad cardiaca (endocarditis)  Se puso supersticioso al asociar que Beethoven había muerto después de su novena sinfonía y que Bruckner lo había hecho mientras componía la suya . Decidió engañar a la muerte y  no ponerle número a  la próxima. Así, su “novena” no existiría nunca pero el desafiaría cualquier desenlace fatal. Es Das Lied von der Erde. Sin embargo, murió al iniciar la próxima y sin llegar a ver a su no llamada”novena” tocada en teatro.

Estando depresivo y abandonado, se sentía incomprendido e inútil. Una noche de invierno, luego de dirigir su concierto 47, colapsó. Los médicos decidieron que su estado era desahuciante y fue a Paris, en busca de tratamientos nuevos. Ante el fracaso de los mismos, decidió regresar para morir en su amada Viena.

Murió, como quería, a los pocos días, en mayo de 1911. Respetando sus deseos, durante su funeral no se tocó una sola nota musical ni se pronunció una palabra de despedida. Pero muchos admiradores lo despidieron en silencio bajo una lluvia torrencial. Al día siguiente, por decisión gubernamental su música sonó en toda la ciudad.

Mahler con depresiones estacionales y ciclo se extrema productividad alternados con otros de falta total de iniciativa. Triste vida y triste final. No pudo escapar a su destino genético.

Fuente: http://www.ipbi.com.ar/cultural/BIPOLARES%20MUSICOS%20MAHLER-SCHUMAN-COBAIN.doc

.

.

.

ÍNDICE de entradas de este blog:

Índice de entradas

___________________________________________________

Si has disfrutado con esta entrada, suscríbete gratis a Sé y Haz aquí..

Recibirás un correo que tienes que activar. Si no lo recibes, mira en la carpeta de spam.

.
Si no, pues nada.

.
.
.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s