Me apeo de los Smartphones, de Facebook y de Twitter.

.

Llevo en Internet desde 1994, cuando Internet era de color negro y no existía la “web” sino el maravilloso e increíble Gopher, Google no estaba ni en proyecto de idea y todo lo que tenías para buscar información era el bendito buscador “VERONICA”, de modo que de “ludita” tengo poco.

.

.

A algun@s de vosotr@s os he conocido gracias a este medio: sí, esto ha sido un magnífico ejemplo de cómo Encontrar a Los Otros.

Y sin embargo, los que me conocéis in person sabéis que no tengo smartphone sino un teléfono de 2008 al que la batería todavía le dura una semana cada vez que lo cargo. Mi teléfono dudo que hoy en día cueste más de 20 euros. No es un iPhone, pero me sirve para estar localizable. Y, a menudo, ni eso, pues quienes me conocéis bien sabéis que lo suelo tener apagado. Je.

Ergo tampoco tengo Whatsapp. Soy pésimo para escribir a toda pastilla con los pulgares: jamás he aprendido y detesto escribir en el móvil. Cuando explico lo anterior, muchos me miran como si fuera un marciano.

Un usuario habitual de smartphone comprueba el status de su teléfono una media de 150 veces al día, lo cual me parece una auténtica salvajada.

La única cuenta que utilizo en Facebook la utilizo para “fisgar” de vez en cuando qué publicáis algun@s de los que me leéis por aquí. Y tan sólo os fisgo a cuatro gatos, los que me resultáis especialmente honestos e interesantes.

Lo jodido es que, cuando la abro, me suelo quedar “enganchado” viendo chorradas. Y me doy cuenta de que estoy tirando mi vida haciéndolo.

La única cuenta que utilizo en Twitter la utilizo para publicar automáticamente un aviso de “nuevo post” cada vez que publico una entrada en el blog y para comunicarme con algun@ de vosotr@s.

Pero ya no más.

Internet está enredando con las vías mesolímbicas y dopaminérgicas del cerebro: el mecanismo de recompensa cerebral, vamos. No lo digo yo, lo dicen estudios científicos al respecto.

Whatsapp, Twitter y muy especialmente Facebook están diseñados para absorber por completo dos bienes de lo más escasos y de lo más preciados: nuestro tiempo y nuestra atención.

No tengo absolutamente nada en contra de quien desee emplear su vida en mostrar a los demás cuán “cool” su vida es. Mi vida, como bien sabéis algun@s, va a rachas. En estos momentos estoy viviendo un momento dulce, pero en otros mi vida ha sido un infierno que no le deseo ni al peor de mis enemigos. Cruzo los dedos por que de ahora en adelante este momento dulce se prolongue en el tiempo, pero no tengo ninguna garantía de que vaya a ser así siempre. Y estará bien como está. (O no, claro).

Lo que no haré jamás es publicar trocitos de mi falsa vida para impresionar falsamente a falsos amigos a los que en el fondo detesto para que me envidien.

Echadle un vistazo si gustáis al par de vídeos del final de esta entrada, echádselo…

Sí, vamos hacia la FUSIÓN entre lo “Real©” y lo”Virtual© y cualquier episodio de la serie Black Mirror (por cierto, tampoco veo series, salvo Breaking Bad, que ha sido la única serie que he visto completa) se va a quedar corto comparado con lo que nos espera… Pero no con mi ayuda. Quiero decir, que resistiré cual gato panza arriba todo el tiempo que pueda.

Y no, no me vale lo de que “la tecnología es neutra” y que todo con control y en dosis pequeñas puede ser beneficioso: no es así y quien así piense se engaña.

Cada un@, que tome ¿libremente? la decisión de qué hacer al respecto, of course.

Yo, me apeo.

[y reivindico mi derecho a contradecirme en cualquier momento que lo estime oportuno, claro.]

.

.

.

30 comentarios en “Me apeo de los Smartphones, de Facebook y de Twitter.

  1. Sabia decisión, nosce. Al contrario que tú, yo cada vez voy cayendo más.
    Hoy mismo he instalado el Tinder ese en el smartphone, permitiendo acceso a mi ubicación, fotos, mensajes y conversaciones de whatsapp.
    Joder. Sólo joder.

    1. El sistema que domina la forma de vida humana, se transforma con nuevas ideas.
      Tus mensajes e ideas son semillas que transforma el sistema.
      Cada vez que el sistema vigila lo que piensa y lo que haces, el sistema está en peligro de que tus ideas lo destruyan

  2. Hola Nosce, tu opción me parece coherente pero permíteme que no tenga una visión tan fatalista del futuro aunque considere que todo esté, ha estado y seguirá estando fatal para los idealistas y, sobre todo, los indefensos, pero ese es otro tema. El caso es que no creo en las proyecciones lineales hacia adelante ¿sabes que hubo quien dijo y se publicó en prensa que en el futuro Nueva York estaría cubierta por montañas de mierda porque al ritmo que crecía la población, el número de caballos necesarios sería tal que la ciudad sería incapaz de absorber todo ese estiércol. Lo cierto es que el futuro trajo otros caballos y es cierto que estos también generan mierda, pero de otro tipo, más dañina. También recuerdo cuando al extenderse el uso del teléfono muchos lamentaban el paso a mejor vida de la comunicación escrita, ja. Con las calculadoras no vamos a saber contar y con los traductores no aprenderemos otros idiomas, cuando lo cierto es que no creo que haya habido en la historia tantos políglotas como hay ahora mismo. No sé pero creo que el propio progreso se encargará de destruir ese horizonte que ves, no digo que por mejor, pero sí por diferente y ello hará que vivir siga siendo una aventura. Un abrazo

    1. Hola Natalia,

      Celebro tu reflexión, que comparto sólo en parte. No sabemos ni siquiera hacia dónde nos dirigimos. De momento tan sólo percibimos pequeños atisbos. En 1994 no teníamos redes sociales pero sí teníamos BBS’s y canales de IRC, luego de algo de la evolución de estos avances he sido testigo. ¿Sabes qué hacíamos por aquel entonces los participantes de una BBS? Quedábamos cada Sábado para vernos en persona y charlar de mil cosas —no sólo de informática, aunque ésta predominabla, claro—.

      Hay quienes han llegado a tal punto de inmersión en la Tontería 2.0 que hacen cosas simplemente para poder publicarlas en su muro de Facebook y que los demás vean cuán felices son.

      Sin darse cuenta de que la verdadera felicidad también consiste en aceptar de buen agrado el quasi-siempre pasajero dolor —que no el sufrimiento (éste dicen que es opcional)—.

      La Paradoja de Fermi nos invita a preguntarnos si la idea de “progreso” es tal, o si bien, llegado un punto determinado en la evolución de cualquier Civilización, éstas consiguen destruirse a sí mismas por el desarrollo desbocado de la tecnología. Ciencia sin Con-ciencia, ya lo decía Einstein.

      Lo que SÍ sabemos es que YA es posible quedar con cuatro amigos en el mundo “Real” para tomar unas cervezas y que durante las cervezas los cuatro estén absortos en el mundo “Virtual” (acaso sea éste ya más “Real” que el propio mundo “””Real”””…).

      Lo que también sabemos es que la Inteligencia Artificial va desbocada. El 2016 ha sido el año de Google DeepMind, pero es que este año la I.A., el Deep Learning y el Big Data van a comenzar a arrasar en múltiples campos del saber. Para bien. Y para mal.
      Lo que también sabemos es que las gafas inmersivas de Realidad VIrtual están a punto de comercializarse a gran escala.
      Lo que también sabemos es que “Second Life” va a palidecer comparado con el “Universo” en 3D que YA está creando Google, a escala 1:1.
      Lo que también sabemos es que, desde que el ser humano es humano, vino con la codicia de fábrica.
      Lo que también sabemos es que, como tal, es precisamente la codicia la que mueve la maquinaria de todas las empresas 2.0: a mayor número de seguidores, más alto el balance de beneficios.
      Lo que también sabemos es que cuanto más captan los medios nuestra atención en nimiedades, tanto menos tiempo nos queda para relacionarnos verdadera y honestamente los unos con los otros, de persona a persona, de corazón a corazón.

      Si el mensaje es honesto, el medio es irrelevante: se da el encuentro. Se daba en 1994 cuando quedábamos cada Sábado y se da en 2017, cuando seguimos quedando y Encontrando a los Otros.

      Sin embargo, hoy en día, la presión social para encajar y para no quedarse atrás es muy alta. No quisiera yo ser adolescente en estos tiempos de twitters y facebooks… Las collejas que nos caían —y que repartíamos— algunos en los años 90 palidecían comparadas con las inmensas posibilidades para el cyberbullying de hoy en día. Basta hacerse un perfil falso en Twitter o Facebook o utilizar la red Tor para arruinarle la vida a alguien. Ejemplos recientes, mil, con suicidios incluidos, como el de https://es.wikipedia.org/wiki/Tyler_Clementi

      Por eso creo que el resultado del uso que le demos a la tecnología depende de nosotros y de nadie más. Utilizar un blog como un lienzo creativo que nos abra ventanas a mundos por imaginar y descubrir puede ser una liberadora forma de jugar con la tecnología en nuestro favor —y, quien sabe si también en el de los demás…—.

      Doy fe.

      Sin embargo, no es el uso que yo percibo que se da habitualmente. Lo habitual es que por cada persona que utiliza la tecnología para liberar activamente una Creación, 10.000 (¿o serán 100.000?) son pasivos consumidores de Likes y Follows.

      Si ya habéis tirado mucho tiempo en las RR.SS. hoy, reservad 20 minutitos más para ver este simpático vídeo…:

      Me exonero en cualquier tipo de Arte que no lleve a Los Otros a:

      1) Preguntarse por las Esencias.
      2) iMAGInAr
      3) Crear.
      4) Hacerse Con[s]cientes.
      5) Materializar su Espíritu.
      …como poco.

      Genio, en 2017, para mí —y sólo para mí, no pretendo sentar cátedra al respecto— es aquel Creador que consigue encender la CHISPA (muy importante en la kábala…) de Creación que hace engendrar Otros Creadores.

      Creo.

      ¿Creas?

  3. Lo de quitarte de RRSS chapeau y me alegro varios webos; pero como nos vuelvas a pegar el susto de irte del blog te saco de tu casa por las orejas y te ato a la silla del locutorio más cercano hasta que paras otro “Filosofía en Matrix II – The Female Dog Shits Itself”. Hombre ya! Guapo, tiobueno!

  4. Qué te voy a decir? estoy de acuerdo contigo, estaría ciega si no conviniera en ello. Te sigo desde hace mucho tiempo desde antes que un fallo en el servidor borrara tus archivos y quisieras interpretar que eso significaba un punto y aparte, que quizás era tu “momento decisivo” y cerraste puertas a pesar de que una seguidora te dijo que había guardado todos tus post y compartió con todos ese archivo (que aún conservo). Tiempo después me pregunté que sería de ti y te encontré, la verdad es que me alegró mucho poder volver a leerte.

    Volviendo al tema, las redes son una droga, sí, lo son, pero necesitan al adicto, igual que el juego a los ludópatas, incluso la maldad al cruel. Cada cual tiene que luchar contra sus fantasmas,¿quieres ser una luz en sus sombras? gracias, nunca viene mal que alguien se ocupe de intentar abrir los ojos a aquellos que quieren permanecer con ellos cerrados.

    No quería despedirme sin decirte que me ha gustado lo que dices del arte, siempre he pensado que una condición sine qua non para considerar a una expresión, sea la que fuere, arte, era su poder de inspirar, de engendrar más arte.

    Un abrazo y lo dicho, encantada de volver a encontrarte

    1. Gracias Natalia. Así que fuiste tú la que guardó el famoso archivo… 😀 Pues que sepas que yo no guardo nada y que gracias a él recuperé el post de Matrix. ¡Gracias! B-)

      Ser una luz en las sombras motiva, lo tendré en cuenta. Y no te despidas, quédate por aquí, que todavía me queda cuerda para aburríos un buen rato… B-)

  5. No fui yo, fue otra, no recuerdo su nombre, cuando releí era tarde para matizarlo, quise decir que guardé el archivo que en ese momento ella compartió.

    Por supuesto que me quedo, eres inspirador, hay muy poco de eso en la red y casi ilocalizable en el mundo real

  6. No te lo creerás, pero la semana pasada escuché esta canción y pensé “fits me” (creo en las señales o como diría Jung en las causalidades, un par de ellas me llevaron a esta y a otra canción (Bend and break)), era otra la interpreté, eran las mismas palabras. Definitely, fits me.

  7. ¿Cuál es el objetivo de encontrar a los otros y crear? ¿qué intención lo mueve?
    ¿qué sentido tiene, o qué significado tiene para cada uno de vosotros?

      1. Es una pregunta para conocer que se intenta lograr. Saberlo es importante, porque si no hay un motivo propio, entonces el motivo es ajeno.
        Muchas veces por no decir la mayoría, se actúa por influjos externos y no por decisiones propias.
        Hay que saber el significado que tienen las acciones propias para uno mismo, porque si las acciones propias no tienen un sentido para lo que somos individualmente, entonces el ser y el hacer es el significado y sentido de otra cosa que uno mismo no es.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s