¿Amén? NO. Amen.

.

.

https://i.imgur.com/BUkT8UJ.jpg
.

Aprecio en grado sumo la argumentada y razonada réplica que nuestro —al menos mío lo es— querido Jasso from pneumaticka.wordpress.com ha tenido a bien elaborar a cuento de la anterior entrada titulada

Jung era un poco destroy. “Allí donde la LVX es intensa…”

Gracias Jasso. Y a los demás: ¡a ver si se nos pega algo! 😛

Procedo al turno de réplica.

.

.

Jasso comentó:

No he leído el libro de Noll, así que no puedo dar mi opinión —mas estaré encantado de leer lo que piensas sobre ambos libros si los has leído (sin sarcasmo ninguno)—.

Sin duda Jung tuvo grandes intuiciones y dio numerosas veces en el clavo sobre la naturaleza de nuestros “derroteros”. La idea del inconsciente colectivo —poniendo entre paréntesis lo que la legalidad de dicha construcción teorética conlleva— viene a expresar en la misma longitud de onda del “existencial sobre-natural” de Karl Rahner, el pecado original de Agustín Aurelio o el “desfondamiento radical” de Cencillo, el hecho ineludible de que el hombre por si sólo no puede valérselas ni salir de su desfondamiento, necesita algo “externo” que lo saque de su “spin” inmanente (esto evidentemente no lo aceptarán los postmodernitos que leerán estas líneas horrorizados, pero es a la gente madura y la que ha tenido que hacerse con un sistema de referentes a puñetazos para medio navegar en estos “tiempos recios” a quien me dirijo, no a aquéllos). Así que o a) no hay nada allende que le dé pie y el hombre está condenado a devorarse por la usura de la historia ad aeterno (porque ya hemos visto de sobra el resultado de los humanismos ateos); o b) hay “ayuda” y entonces el hombre tendrá que “afinar” los instrumentos para adecuarse a estas realidades “más fuertes” y cualitativamente más complejas y descubrir así un sentido en su praxis. Y aquí Jung ofrece claves muy finas para ello. Pero se hace importante pensar, p e n s a r, y no aceptar las vigencias y modas para leerle críticamente, porque hay cripto-kantismo, tufillo gnóstico y tendencias maniqueas (yo las llamaría así) en varias de sus tesis, y es necesario andarse con cuidado.

Que el mundo (fenomenológicamente entendido, no como “cosa material”) no puede rechazarse así de crudo, evidente, pero no por ello se ha de estar tan alegre en él, especialmente con sus objetos que despiertan como cantos de sirena al deseo incolmable (Lacan) y le atrapan a uno con tenazas en la falsedad y la mentira (y aquí la sombra). Por eso decía Juan de la Cruz: “olvido de lo creado// memoria del Creador // atención a lo interior (…)”.

Y es que los objetos del mundo llaman y arrastran como torbellinos si no se está atento y no se anda con cierta “actitud de sparring”, lo que implica un “ir a contrapelo”, de ahí las noches oscuras de los sentidos tan necesarias para desarticular la inercia o r a l, devoradora, de este viviente desnortado llamado “Hombre”. Y eso no puede hacerse por las propias fuerzas (se siente), y ello lo sabe cualquiera que lo haya intentado. Mas curiosamente cuando “no se puede más” brota desde el fondo un toque que se capta con carácter de alteridad —pues no es de uno—, que se extiende como una gota de aceite en una esponja, y el horizonte se despeja y el ancla se desengancha y de repente se ve uno libre de aquéllo que lo instalaba en la esclavitud y en la falsedad, nutriéndose el sí-mismo más verdaderamente curiosamente ahora con menos equipaje.

Por eso el énfasis de Agustín, que sacado de contexto tan gratuitamente no pega ni con cola, pero si se entiende desde donde escribe, a saber, desde el paganismo hedonista romano y en contra de los escépticos, cuya productividad de hecho acepta (mas necesita asegurar alguna vía de acceso a la verdad, que según él estará en acceder interiormente a un Dios creador del cual participan el hombre y el mundo) se entiende lo que quiere decir. Y no es mi intención defender a Agustín.

[ por otra parte, nada que ver con los minolles y minolles de muertes que ha inspirado la cachondísima Sombra de un tal Yahveh de las 3 religiones abrahámicas… badummmm chassssss! ]

.

.

.

Respuesta de nosce aka YO:

No he leído el libro de Noll y tampoco puedo opinar: pero si lo que opina Noll es lo que trasladas en tu artículo entonces opino que a Noll lo mismo le asustaba un poco la Sombra de Jung. Y que posiblemente Noll opinase de sí mismo el ser un Ser sin mácula alguna. (O no, claro).

Desconozco por completo el “existencial sobre-natural” de Karl Rahner, el pecado original de Agustín Aurelio o el “desfondamiento radical” de Cencillo, el hecho ineludible de que el hombre por si sólo no puede valérselas ni salir de su desfondamiento, necesita algo “externo” que lo saque de su “spin” inmanente, pero sí —del saber del que (para bien o para mal) lo ha gustado— que el hombre no necesita de nada “externo” que lo saque de su “spin” inmanente, no sé si siendo postmodernito o no. O al menos yo no me atrevería a llamarlo “Dios”.

Sin mentalizarlo tanto (porque mente vacía, corazón lleno, ya tu sabes…), es infinitamente más sencillo que todo eso:

Y cuando San Agustín —de quien a mí me enseñaron los curas hace un cuarto de siglo que despreciaba el mundo exterior como vía de acceso a Verdad alguna— expresa eso, a mí no-tan-humilde juicio, se equivocaba.

Por lo demás, olvídate de Jung: para algo más que tendencias maniqueas, las de las propias religiones abrahámicas, con su Talmud, su Sharia y sus 10 mandamientos.

A mi no-tan-humilde juicio, con sus inyecciones de sentimiento de culpa (de las cuales tanto nos previno ese humanista ateo de tito Niche) en el mismísimo tuétano del SeryHacer, las religiones lo emponzoñan todo. Jung, a través de la Sombra, sin embargo nos ayuda a transmutar ese sentimiento de culpa en sanadora ENERGÍA C R E A T I V A. Lo cual no es poco: es mucho.

Llamar mentira a la Sombra primero presupone haber definido el concepto de Verdad: y supongo que no querrás ponerle ese cascabel al gato… Claro que, lo bueno que tiene el definir la Sombra como mentira es que así podemos dilucidar sin lugar al error y de forma certera y absoluta qué es lo legítimamente correcto y perseguible en el mundo de los objetos y qué es lo que no. Maniqueísmo again. Pero vamos, que si el maniqueísmo es la respuesta a todos los males pues ¡bienvenido sea, right!? (supongo…)

Y eso no puede hacerse por las propias fuerzas (se siente),

Claro, claro… puesto que hay que huir de las tentaciones, en lugar de sumergirse DE LLENO en el Mundo y osar A C E P T A R el peligrosísimo lo que tenga que ser, será, ha de ser únicamente la mano de Dios (como la de Maradona) la que nos salva, ¿verdad?

¿Has oído hablar del Barón de Münchhausen? Dicen que consiguió salir de unas arenas movedizas tirándose de su propia coleta… Quizás y sólo quizás por ahí vayan los tiros y ello lo sabe cualquiera que lo haya intentado… Opino.

He de confesar que me asusta un poco tu fluido manejo de los términos verdaderamente y falsamente, pero lo mismo son cosas mías…

Y ese con menos equipaje, tararíqueteví dada la ingente lista anteriormente expuesta sobre gurúsdelgurugú y sus correspondientes equipajes.

Por otra parte, insisto, las religiones lo emponzoñan todo con su inherente maniqueísmo: verbigracia, los minolles y minolles de muertes que han inspirado. ¿Es esto último opinable? ¿O acaso sea la vívida muestra de una simpatiquísima Sombra colectiva inherente a las religiones?

 

Creo que, por contrapartida, a no tantos ha matado el humanismo ateo —al que, ni mucho menos defiendo— de un tal Erich Fromm.

.
.

E, insisto:

.

mente vacía,

corazón lleno..
.

.

¿Amén?

NO.

Amen.

.

.

¡Salud!

.

11 comentarios en “¿Amén? NO. Amen.

  1. Nosce por oidas me parece que tenías un blog o un sitio donde escribias anterior a este. Hay alguna manera de poder leer aquellas entradas o visitar esa pagina?

    1. Hola Tito, bienvenido. El blog es este mismo, que antiguamente tenía (y la sigue teniendo si accedes a ella) la dirección https://nosce.wordpress.com .

      Hay, en efecto, forma de acceder a las publicaciones antiguas —que, o bien se borraron o bien las borré— desde la página de Archive.org, que las guardó de forma automática. En cocleto, en esta dirección:

      https://web.archive.org/web/*/nosce.wordpress.com

      ¡Pero no te dés un empacho! 😛

      Saludos!

  2. ¡Buenas, Nosce! Como de costumbre, lúcidas y afiladas reflexiones las tuyas. Te mereces una respuesta a la altura de lo escrito, y prometo dártela, pero ahora mismo ando partiendo a Loyola a estar tres semanas de retiro espiritual —para empozoñarme un poco, lo típico—, así que no tengo medios materiales para responderte. Un/a lector/a de ambos blogs me ha compartido que ha “aprendido mucho” leyendo las respuestas de ambos, así que si una sola persona se nutre de lo que compartimos, ya habrán valido la pena las “cachetadas dialécticas”, a mi juicio.

    Con todo, te responderé en unas tres semanas cuando regrese a casa. In the meantime, aprovecha para descansar y refrescarte antes de que haga karate con esta entrada… 😀 (wink-wink-nudge-nudge…)

    ¡Salud estival para vos también!

    1. Jey Jasso!

      ¡Me gusta eso de compartir lectores/as!

      Ya estoy temblando ante tu más que seguramente docta respuesta, pero por favor, sé misericordioso y no me atices con palabras como “escatología”, “spin” o “Ser-lacaniano-en-Sí-que-a-lo-mejor-es-que-No” acompañados de mil referencias al sánscrito pre-diluviano porque me traen muy…¡loquerrrrr! ¡Menos es másssss! O, bueno, va, dale sin piedad… ô_*

      Me da a mí que Loyola sabía lo que se hacía —o al menos, tito Crowley dixit winkwinknudgenudge*—

      Have fun y ora un poco por mí, que falta me hace! 😛

  3. Dios es bondad infinita?… Por que insistimos en describir algo indescriptible desde nuestra percepción con adjetivos o definiciones meramente humanas? Que es la bondad? Que es la maldad? Más allá de palabras que pretenden definir actos o sucesos que conllevan consecuencias desde una percepción humana? Dios será todo lo infinito en bondad y maldad que podamos imaginar… pero eso es todo lo que podemos hacer, imaginar, tratar de retratar, de definir… Tanta búsqueda en ocasiones es enfermiza… A mi desde luego me ha vuelto loco, sobre todo confundiendo el “amen” cuando el amor es una de las cosas más complejas de comprender (en mi caso, al menos).

    Gracias por las reflexiones 🙂

    1. Catecismo de la Iglesia Católica:

      310 […] en su sabiduría y bondad infinitas, Dios quiso libremente crear un mundo “en estado de vía” hacia su perfección última.

      http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p1s2c1p4_sp.html

      Vamos, que era (¿”es”?) infinitamente bueno pero que lo que creó fue imperfecto. Que le quedó a medias, para que cupiera la idea del mal y dar rienda suelta al ¿libre albedrío? humano, supondremos… po fueno. po fale. 🙄

      Gracias a ti por tu comentario, Berto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s