La Sombra Procón: ¿Qué es “Encontrar a Los Otros”? Fuck you Ramana Maharshi! y ¡Que te follen Timothy Leary!

https://i.imgur.com/Q6bjQpr.jpg

.

La Tetralogía Nosce-Te-Ipsumismo Esoterrorista“:

.

.

https://i.imgur.com/rFotB4U.png

Admítelo. No eres como ellos.

No estás ni siquiera cerca.

Puede que ocasionalmente te vistas como uno de ellos, veas los mismos programas de televisión sin cerebro como ellos y a veces tal vez incluso comas la misma comida rápida.

Pero parece que cuanto más tratas de encajar más te sientes como un extraño. Observando a la “gente normal” a medida que avanzan sus existencias automáticas.

Pero cada vez que dices palabras claves como “tenga un buen día” o “El tiempo está feo hoy, ¿eh?”, anhelas en tu interior decir cosas prohibidas como “Dime algo que te haga llorar” o “¿para qué crees que sirve el deja-vu?”.

Admítelo… incluso quieres hablar con esa chica en el ascensor.

¿Y si esa chica en el ascensor esta pensando lo mismo? ¿Quién sabe qué puedes aprender al tomar la decisión de conversar con un extraño?

Todos llevamos una pieza del puzzle.

Nadie viene a tu vida por mera coincidencia.

Confía en tus instintos.

Haz lo inesperado.

Encuentra a los otros.

Timothy Leary

.

.

.

Así que un buen día te levantas por la mañana. Y decides tomarte 30 gramitos frescos de hongos Copelandia Cyanenscens en el desayuno. O dos micropuntos. O te pones a meditar sin parar durante 7 días seguidos. O a hacer la postura yóguico-kundalinesca de la Grulla Coja mientras respiras Anuloma-Viloma-style durante 5 horitas non-stop hasta que entres en órbita. O te vas a París a acariciarle la chepa a jodorouski. Y pasan 6 meses. Y si no lo has conseguido en 6 meses, lo vuelves intentar una y otra vez. Y más honguitos, y más micropuntitos y más meditaciones y más Grullas Cojas y más jodorouskis. Y, llega un buen día en el que POR FIN, reflexionas sobre la experiencia vivida. Y finalmente te dices: “joder, ¡me he Iluminado!” Y lo siguiente que te sale es: “¡voy a contárselo A TODO EL MUNDO!”

Y JUSTITO ahí es cuando YA la has cagado: en cuanto crees haber llegado a NADA DE NADA.

Porque no tienes NI IDEA del gigantesco follón de proporciones épicas en el que te acabas de meter tú solit@, acompañado del MACRO-MOJÓN-PROCÓN que te va a tocar comerte con toda la guarnición incluida.

Quizás te abras un blog. Quizás hasta te dé por escribir un post sobre la Filosofía en Matrix, qué es, qué significa, cómo fockeársela que alcance las 100.000 visitas y el ego se te ponga a 1.000 y tal. Quizás hasta, poquito a poquito, mojoncito a mojoncito, comiences a Encontrar a Los Otros.

Y entonces seguirás sin haber entendido NADA DE NADA. De hecho, estarás a mil millones de kilómetros de entender NADA DE NADA.

Encontrar a Los Otros: ¿y quiénes son Los Otros? Como dicen Leary, los “anormales”, los “outsiders”, los “despiertos”, esos a los que nadie entiende, los que son como , el especialito, el rarito, el iluminadito, ¿qué bonito, verdad?

¡Los Otros, los DIFERENTES, los IMPORTANTES, los ILUMINADITOSdePitifuá!

Que te follen Timothy Leary: no, tampoco va de eso.

Y vuelvo a recordar esta entrada de hace más de 10 añitos ya, que está feo que yo lo diga pero me quedó de puta madre, cuando —afortunadamente— todavía no tenía ni un 1% de idea de qué iba esto DE VERDAD DE LA WENA:

Con esta entrada completo la Trilogía Nosce-Te-Ipsumismo-Esoterrorista.

.

Veréis. Os voy a contar una bonita historia.

Resulta que este blog lo lee mi querida hermanita, a quien adoro.

Pues resulta que se resulta que ella no sabe quién es para mí en estos momentos mi modelo a seguir en la vida. Y espero que esa persona no lea esto nunca.

Se trata del tío menos Proconsciencia que os podáis echar a la cabeza.

Un tío al que no le interesa ni lo más mínimo esto del “crecimiento personal” ni muchísimo menos la “Iluminación S.A.”. Un tío que ni ha leído a jodorouski ni se ha metido viajes de otra cosa que no sean sus buenas hamburguesas de sangrante ternera del McDonalds con patatas fritas chorreantes de aceite y hasta arriba de ketchup y mayonesa —que, para horror de los Iluminadísimos Veganos Comeflores (haciendo amigos) que me lean, le encantan— ni nada de nada.

Se trata del tío más genuinamente humilde que yo he conocido jamás.

Y ahí lo tengo, al lado mío cada día: es mi cuñado.

Nuestra relación no es la típica de dos cuñados que se cuentan sus cuñadiancias. De vez en cuando compartimos algún café, pero sin presión. Él vive, me deja vivir y yo le dejo vivir. Lo que él no sabe es que yo le observo muy de cerca. Entre otras muchísimas cosas que observo de él, me encanta cuando le veo perder los nervios con mis dos sobrinas. ¿Por qué? Muy sencillo: dentro de su perfección, le encuentro falible. Y está bien como está, claro. Es, por cierto, un padrazo como pocos he visto.

Ya quisiera yo ser una centésima parte de lo genuinamente GENEROSO que es mi cuñado.

Un tío que siempre está ahí cuando le necesitas. De forma callada, sin hacer ruido. Sin buscar recompensas de ningún tipo.  Y que JAMÁS de los jamases se da importancia alguna.

Mi cuñado me ha enseñado que, en realidad, Los Otros son

EL OTRO.

Y su padre era igual de bueno y, muy especialmente, sencillo. No pido más de cualquier Ser Humano: bondad y sencillez. Taaaaaaaaaaan difíciles de alcanzar, por otra parte.

Efectivamente: la COMPASIÓN bien entendida no como “misericordia” ni muchísimo menos como “sentimiento de lástima” sino como el Encuentro con EL OTRO.

Y aquí es donde entra en juego

la Sombra Procón,

.

esa que por más que huyas de ella SIEMPRE acecha, se esconde y te persigue, cual mosca cojonera.

.

.

.

Porque, qüeridos niños y niñas,

la Sombra Procón

¡MUERDE!

.
.

.

¿Y qué es esto tan cachondo de

la Sombra Procón?

.

Cada vez que nos sentimos “diferentes”, “especiales”, “distintos”, “MEJORES” a los demás, por haber emprendido nuestro importantíiiiiiiiisimo viaje espiritual, porque, al fin y al cabo, nosotros somos “Los Otros”. No somos como “ELLOS”. Es entonces cuando… ¡¡ZASSSSCA!!: cagada que nos crió.

.

.

Y este es mi problema fundamental con “filosofías” como el vedānta advaita, asín escrito, con una ā todo chula ella, para que se vea que domino a la perfección el sánscrito pre-diluviano y todas las ramas de la gñosis búdico-festiva (gñosis, del verbo giñarse por las patas abajo):

No lo he leído entero —ni demasiadas ganas, la verdad— pero obra en mi poder un .doc de los 3 tomos de la Conversaciones con Sri Ramana Maharshi. 433 páginas a Times New Roman 12, que no son pocas. Ni una sola vez aparece nombrada la palabra COMPASIÓN.

Si “Iluminarse” es eso, entonces

FUCK YOU, RAMANA MAHARSHI!

.

.

Porque la “Iluminación”, querido Ramana, si no nos sirve para despertar nuestra más honda preocupación por EL OTRO, entonces me exonero en ella.

¿Y qué significa esto? ¿Significa que debemos correr al puesto de Cruz Roja más cercano o a la Cocina Económica de guardia para ofrecernos como voluntarios ipso facto? Pues a lo mejor sí.

O A LO MEJOR NO si NO es lo que nos dale de dentro: lo que importará será DESDE DÓNDE obremos. ¿Deseamos sentirnos importantes y útiles porque nos reconforta ese cálido hormigueo en el SeryHacer tras haber hecho lo correcto para así engordar nuestra especialísima, uniquísima e iluminadíiiisima identidad? ¿O lo hacemos porque genuinamente deseamos SER ÚTILES?

A mí en estos momentos no me apetece. Me da pereza, soy egoísta: y procuro DARME CUENTA de ello. Porque es en ese darnos cuenta que nos ¿trascendemos?. Y no pasa nada por no hacerlo. Ya mutará hacia otra cosa. [ O no, claro. ] Pero con CON(S)CIENCIA.

Y sin embargo, me resulta un reto infinitamente más grande lo que me coge más de cerca: saludar a la vecina del 7º con buena cara a sabiendas de que me va a seguir odiando por sea-lo-que-sea que haya hecho o dejado de hacerle: una persona que en 35 años que llevo viviendo en este edificio JAMÁS de los jamases ha sonreído ni una sola vez que me he encontrado con ella. Y tampoco es que la sonría siempre por Decreto Ley: pero lo intento. Por ejemplo.

Porque todos quieren cambiar el mundo

pero nadie quiere sacar la basura.

.
.

.

.

10 comentarios en “La Sombra Procón: ¿Qué es “Encontrar a Los Otros”? Fuck you Ramana Maharshi! y ¡Que te follen Timothy Leary!

  1. Yo también estoy pasando un momento de pereza. También de resignación. Incluso de resignación a la pereza… Son demasiados obstáculos en mi camino. Lo peor es que la mayoría de ellos los puse yo y no encuentro la manera de sortearlos… Así andamos…

    La compasión…empieza por uno mismo…si no sientes compasión por tu propia falibilidad… Cómo extenderás tu compasión hacia los otros? Cómo comprenderás el alcance de sus aciertos y errores si no comprendes primero los tuyos?
    Y al mismo tiempo, cómo reconocerás los propios si no lo reconoces también en los demás? Esta doble direccionalidad es un juego diverpeligroso en el que hay que poner toda la carne en el asador, a menudo, arriesgando… Sin aceptación de esto no alcanzarás una visión clara y serás lento en tu autotrascendencia. Y por supuesto…la intención de tus actos y palabras, como apuntas, es la clave de todo este juego del ser y hacer espiritual…

    La vida son ciclos. Antes admirabas grandes ideas. Ahora admiras a grandes personas que, de un modo natural, las encarnan, aún siendo personas que no se han trascendido a sí mismas. Qué será mañana? Todo es aprendizaje para quien se asombra de lo cotidiano y es capaz de integrarlo para seguir evolucionando en pos de una mejor comprensión de uno mismo y de los demás.

    Al final, todo se reduce en cuanto puedes hacer por los otros, aunque no los encuentres… Ser de beneficio y utilidad… ÉSA ES LA TAREA DE UN SER ILUMINADO… Lo demás (fama, ganancia, bienestar) es una trampa en la que nos acostamos a descansar

    Ya lo cantaba Albert Pla: “es doloroso ser sabio y descubrir la sopa de ajo”. Cuando descubras que la esencia del conocimiento válido que te hará transitar por los caminos de la paz se halla en el amor que recibiste de tus padres, habrás llegado a un nuevo hito en el camino…emularlo para con todas las personas, la tarea del ser espiritual verdadero

  2. Quizás estas llegando al final del viaje de Juan Salvador Gaviota… tras alejarte, sentirte distinto, empujar tus propios límites y adquirir un nuevo sentido de consciencia, vuelves con el grupo y en silencio disfrutas del otro TAL CUAL es.

    Tú me enseñaste entre muchas otras cosas el concepto del Upagurú… y me acompaña siempre en mis conversaciones con “mis cuñados”.

    Gracias por todo Jose

  3. A Ramana le preguntaron alguna vez por los “otros” y dijo que no había “otros”. Lo advaita tiende a negar o acabar con la separación asociativa material y mental externa, muchas veces con el pretexto de terminar con el “sufrimiento”. Al menos es lo que yo he entendido de lo que he leido por ahora de Ramana o Nisargadatta; me parece que van unidireccionalmente hacia arriba y se desentienden mucho de las manifestaciones de lo de abajo vease naturaleza corporal, sensitiva o animal. Veo desequilibrio

  4. El término cuñado se ha a-cuñado en los últimos años de manera despectiva. Sin embargo, y por fortuna, también queda gente (incluso cuñada) que ilumina sin pretender dar luz. Hacen sin hacer nada aparentemente y sin darse importancia. Esa es la gente por la que merece estar la pena aquí. Tu cuñado, así como su mujer, sus hijas y sus suegros, también son muy afortunados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s